sintesis mundial - febrero marzo 2014

of 26/26

Post on 11-Feb-2016

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Resumen mensual de los acontecimientos internacionales del Centro de Estudios Políticos e Internacionales de la Fundación para la Integración Federal

TRANSCRIPT

  • 3

  • 4Apuntes sobre el misterio del avin desaparecido

    El misterio del avin perdido ene en vilo a Malasia y al mundo entero. El vuelo MH370 de Malaysia Airlines que despeg la madrugada del 8 de marzo desde Kuala Lumpur rumbo a Pekn desapareci de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos despus de despegar. Misterio es el concepto que se u liza frente a la falta de respuestas Los datos concretos que se manejan son escasos: se sabe que alguien desvi de su ruta Kuala Lumpur-Pekn despus de que se cortaran los sistemas de comunicacin y del avin con 239 personas a bordo: 227 pasajeros incluidos siete menores, y una tripulacin de 12 malasios. Las principales lneas de trabajo de la inves gacin se centran en las variables de secuestro, sabotaje o falla tcnica para explicar lo sucedido. Sin embargo ninguna rene elementos consistentes para prevalecer por sobre las dems y slo las cajas negras ayudaran a explicar la desaparicin del vuelo. Su desaparicin desencaden una operacin internacional sin precedentes en la que 26 pases han ido modi cando las zonas de bsqueda. Se comenz en el este de Malasia pero luego, con el surgimiento de nuevos datos, se traslad al oeste para ampliarse an ms hasta abarcar del Mar Caspio a Laos, y parte de Oceana. Adems de la bsqueda de Malasia, son muchos los pases comprome dos en colaborar con la bsqueda. La Agencia de Seguridad Mar ma Australiana (AMSA), encargada de la coordinacin de la operacin de bsqueda, inform que ocho aviones y seis barcos de Australia, Japn, Nueva Zelanda y China tra-bajan hoy en la zona. China que envi dos buques de rescate mar mo y sum miembros de la Administracin de la Aviacin Civil. La O cina Federal de Inves- gacin (FBI), la Interpol y otras agencias de inteligencia estn en plean colabo-racin. Se puso a servicio tambin la compaa britnica de satlites Inmarsat

  • 5que recopil la informacin que mostr que el avin haba con nuado volando horas despus de que sus sistemas de comunicacin fueran apagados. Estn tambin los funcionarios de la Aviacin Civil francesa para aportar su expe-riencia de dos aos de bsqueda del avin de Air France que cay al Ocano Atln co en 2009.Se observa que la zona de bsqueda es tan extensa que representa un reto diplom co y logs co para el opera vo. Se est buscando en un perimetro amplisimo y la clave est en las cajas negras que ayudaran a explicar lo acon-tecido con el vuelo MH370. Los esfuerzos estn puestos all ya que los sonidos enen un empo de vida es mado en unos 30 das. Sucede que luego de que las seales se de enen, encontrar un avin perdido en el mar se vuelve muy di cil. Hoy, a casi un mes de la desaparicin se cuenta con ms dudas que certezas. Las especulaciones y las versiones encontradas estuvieron a la orden del da y cierto es que el gobierno Malayo no colabor demasiado en este sen do. Su confuso manejo de la informacin y tambin de la bsqueda gener la propa-gacin de un manto de sospechas. Es por esta razn que las autoridades de Malasia enfrentan duras cr cas, par cularmente desde China. A pesar de las confusiones hay algo que est claro y es que los expertos va ci-nan un panorama con di cultades. Los empos se acortan y las l mas versio-nes que llegan desde Malasia indican que tal vez las razones de la desaparicin del avin quizs nunca lleguen a conocerse.Sin embargo preferimos rescatar las palabras de Tony Tyler, director general de la Asociacin de Transporte Areo Internacional (IATA, en sus siglas en in-gls) tras par cipar en una conferencia en Kuala Lumpur quien declar En un mundo donde cada movimiento parece ser monitorizado, es increble que un avin pueda simplemente desaparecer y que la caja negra sea tan di cil de recuperar. No podemos dejar que otro vuelo simplemente desaparezca.

    Lic. Maricruz Sco a

  • 6Segn cifras o ciales casi 140.000 personas han muerto desde que comenz el con icto armado en Siria. Desde el punto de vista humanitario es la catstrofe ms importante de lo que se denomina la Pri-mavera rabe. Se calcula que 10.000 nios han muerto y 9 millones de personas han sido desplazadas de sus hogares, ya sea dentro del mismo pas o a pases lim-trofes, segn un documento de la ONU. Ms all de acuer-dos humanitarios alcanzados en distintos momentos, que permitieron la salida segura de hombres y mujeres atrapados por el fuego, la realidad es que tanto ambas partes del con ic-to no admiten neutrales y menos en zonas estratgicas cercanas a aeropuertos o puertos martimos. En el ltimo tiempo el gobierno de Bashar Al Asad no ha dejado de recuperar terreno. Si bien en un principio el con icto amenaz directamente la estabilidad del r-gimen, y aunque an lo sigue haciendo, parece que la situacin ha cambiado completamente. A pesar de cier-tas deserciones, su aparato gubernamental se mantie-

    ne infranqueable, especialmente en lo que respecta al ejrcito quien se mantiene leal al rgimen. Otro de los factores que ha posibilitado la mejora en la posicin del rgimen es el apoyo internacional, especialmente de Rusia e Irn. El primero ha apoyado contantemente en los distintos organismos internacionales, especialmen-te en el Consejo de Seguridad donde ha usado el veto

    ante sanciones contra el rgi-men. Adems, Mosc ampar y evit la cada del rgimen de Al Asad ante la inminencia de un ataque de Estados Unidos y Francia por el uso de armas qumicas contra poblacin civil en agosto pasado. Rusia utili-

    z la retorica estadounidense para frenar el inminente ataque, acordando un plan de desarme completo de las armas de destruccin masiva para junio del 2014. La maniobra de Putin le vali de grandes elogios ya que evito una guerra con consecuencias impredecibles para Medio Oriente y puso en ridculo a un presidente Oba-ma, quien adeuda logros en poltica exterior. El otro aliado estratgico es Irn, quien participa de ma-

    Por Fabin Drisun

    Tres aos de guerra en Siria

    La poblacin en segundo lugar

  • 7nera directa a travs del envi de armas al rgimen sirio y de manera indirecta por medio del grupo terroristas Hezbolah. Este ltimo ha entrado de lleno en la gue-rra dando un apoyo vital a Asad, logrando ganar terri-torios principalmente en la frontera del Lbano. Yabrub fue el ltimo gran bastin recuperado por el rgimen en su frontera con el Lbano. Este territorio le permite un camino terrestre seguro entre Damasco-Alepo y el mar mediterrneo, como tambin cortar los suministros, tan-to militares como humanitarios, desde el Lbano hacia las fuerzas que se oponen al rgimen. La oposicin no podra encontrarse en peor situacin, no solo se encuentra completamente dividida sino que no cuentan con el apoyo militar de Europa ni de Esta-dos Unidos, ya que desde diciembre pasado el abas-tecimiento de armamento desde el norte, principal ruta de envo, fue suspendida a causa del miedo de que esas armas cayeran en manos equivocadas. La actual composicin de la oposicin es sumamente heterog-nea, por un lado la Coalicin Nacional Siria, reconocida como el interlocutor vlido en las negociaciones, busca una transicin hacia elecciones libres pero sin Bashar Al Asad en el poder. Por otro lado, existen ciertos sectores por fuera de la Coalicin que buscan la destitucin inme-diata del rgimen alawita. Se cree que existen ms de 1.000 grupos armados de oposicin que reciben apoyo de distintos pases de la regin como Arabia Saudita, Qatar o Iraq. Al Nusra, quien es el brazo de Al Qae-da en Sira, ha perpetrado numerosos ataques terrorista y soportado una frrea oposicin frente al avances del ejercito. El temor de Occidente ante el avance de este tipo de agrupaciones jihadista es la principal razn del recorte de armamento.Mientras el pas se desangra, la nica y mnima esperan-za parece estar en las conversaciones de Ginebra. Esta segunda conferencia tiene como precedente la llevada a cabo en junio del 2012, donde se acord una transicin implementada en un marco de seguridad y que incluya a amplios sectores de la poblacin. Para ese entonces la posicin negociadora del presidente Asad era muy dis-tinta, actualmente este se niega a dejar el poder o en caso de acordar una accin semejante, ser l quien co-mande la transicin a elecciones. La oposicin fue diez-mada a la conferencia, debido a que muchos sectores, al no tener la certeza de que Asad dejara el poder o ms aun que buscara un tercer mandato, desistieron de par-ticipar. Aun en este marco, el principal logro fue reunir a las partes en una mesa de negociacin pero ms all de esto no se ha logrado demasiado. Si bien han habido algunos pequeos logros a nivel hu-

    manitario, las partes estn mayormente enfocadas en concretar sus objetivos particulares, el presidente Bas-har Al Asad en poner n al terrorismo, mientras que para la oposicin, lo prioritario debe ser el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en Ginebra I.Como se puede ver, la agenda tiene en segundo plano a la poblacin comn y corriente que solo quiere vivir en paz, que sufre diariamente la muerte y que anhela un momento de estabilidad donde reencauzar sus vidas. Ya no hay ni buenos ni malos, todos son culpables de 140.000 muertos y de millones de desplazados que vi-ven en condiciones humanitarias deplorables. El alto el fuego debe ser inmediato y la ayuda internacional ins-tantnea.

    REUNIN DE GINEBRA II: SERGUEI LAVROV, CANCILLER RUSO; BAN-KI MOON, SECRETARIO DE NACIONES UNIDAS; LAKHDAR BRAHIMI, ENVIADO DE LA LIGA RABE PARA SIRIA; MICHAEL MOLLER, JEFE INTERINO DE LA OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS EN GINEBRA; JOHN KERRY, SECRETARIO DE ESTADO AMERICANO

  • 8La Diplomacia en su signi cado ms simple se re e-re a la disciplina o conocimiento, y para algunos el arte, de las relaciones entre los Estados. De cier-to modo, la Diplomacia podra de nirse no solo como la conduccin de las relaciones internacionales por negocia-cin, ms que por la fuerza, sino tambin como el conjun-to de reglas y mtodos que permiten a un Estado instru-mentar sus relaciones con otros sujetos de derecho in-ternacional. Y en las negocia-ciones en torno al programa nuclear de Irn, la Diplomacia parece haberse convertido en el ms adecuado instrumento para la consecucin de objetivos e intereses y en pos de sortear desafos y vi-sualizar las oportunidades. La carrera por intentar discernir cules eran los prop-sitos que la Repblica Islmica de Irn persegua con la construccin de instalaciones vinculadas al desarrollo de actividades de enriquecimiento de uranio comenz en el ao 2002. Para aqul entonces Mohammad Khatami -quien ocupaba el cargo de presidente del pas persa -

    junto a su equipo, entre el cual se encontraba el actual presidente Hassan Rouhani como parte del Consejo Superior de Seguridad Nacional, pretendi impulsar un dilogo que pudiese conducir a un mutuo entendimien-

    to. En respuesta el gobierno de George W. Bush (2001-2008) adoptara una postura pertinaz e in exible bajo el paraguas de la guerra contra el terrorismo y la inclusin de Irn en el deno-minado Eje del Mal. El perodo 2005-2013 no traera mejores augurios para las rela-ciones entre Irn y Occidente. Con la llegada de Mahmoud Ahmadineyad a la presidencia,

    se dio inicio a una escalada retrica de carcter radical que encontr correlato no solo en el agravamiento de las sanciones impuestas, sino tambin en el hecho de que la diplomacia era casi totalmente descartada como el medio ms idneo para abordar las tensiones susci-tadas en distintas circunstancias. Sin embargo, las elec-ciones presidenciales celebradas en Irn en junio pasa-do congraciaron la victoria de Hassan Rouhani (50,07% de votos). Quien sera el 7 presidente de la Repblica,

    Por Florencia Tinnirello

    El juego diplomticoEntre oportunidades y desafos

  • 9se present a lo largo de la campa-a como el lder que conducira una reforma integral en pos de revitalizar las instituciones gubernamentales corrodas por la corrupcin; combatir una tasa de desempleo del 13% y un ndice in acionario del 30%; y apalear las terribles consecuencias que las sanciones internacionales han tenido sobre el pas. Sin duda alguna, para el desarrollo de una reforma de dicha magnitud, resultaba esencial re-iniciar las ne-gociaciones en torno al programa nu-clear. Desde un comienzo la postura de Rouhani fue clara y consecuente con la sostenida por el Ayatollah Ali Khamenei (supremo lder y autoridad mxima del rgimen) en mltiples ocasiones. If Iran was determined to have nuclear weapons, America could not prevent it any way (...) We belie-ve that nuclear weapons are a crime against humanity (...) Our belief, our faith, our religion and principles tell us not seek weapons of mass destruc-tion. Ambos representantes, a pesar de que el segundo se muestre ms escptico pero no por eso reticente, han sostenido que existe una legtima intencin de impulsar un proceso de negociacin conducente a la reduc-cin de tensiones y a la generacin de con anza mutua, pero siempre en-fatizando en que ste no sera a costa de la dignidad, la independencia, y el inters nacional de su pas. Y la retrica tuvo su correlato en los hechos. En el mar-co de la celebracin del 68 perodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas (septiembre del 2013) Rouhani, por medios de distintos canales diplo-mticos, dej en claro que estaba dispuesto a comenzar a bosquejar un escenario a partir del cual se dara re-inicio del proceso de negociacin para tratar lo referido al programa nuclear iran y a las sanciones que se le han impuesto a su pas. Luego de la reunin celebrada en New York entre los representantes del denominado Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) e Irn, se acord en hacer de Ginebra la sede de la pri-mera ronda de dilogo. La misma se celebr en octubre, das en los cuales las partes alcanzaron una base de mutuo entendimiento en pos de proseguir con el delinea-miento de una hoja de ruta que responda, al menos pro-visionalmente, a los respectivos intereses.

    A pesar de que el encuentro de principios de noviembre pasado pas casi desapercibido a razn de la carencia de logros y resultados formalmente negociados, el 24 de noviembre, nuevamente reunidos en Ginebra, las partes involucradas anunciaron un acuerdo interino cuya fecha de entrada en vigencia fue el pasado 20 de enero. Pa-reca que el canal diplomtico comenzaba a surtir efec-to abriendo el camino que podra dirigirse a una nueva con guracin del vnculo entre Irn y, como lo expresa el Ayatollah Ali Khamanei ,the West.En trminos generales, Irn se comprometa a detener el enriquecimiento de uranio al 5%; no instalar centrifuga-dores adicionales de ningn tipo como tampoco construir instalaciones adicionales para el desarrollo de tareas de enriquecimiento; detener las actividades vinculadas al reactor en las proximidades de Arak y proveer informa-cin sobre las mismas; permitirle acceso diario a los ins-pectores de la Agencia Internacional de Energa Atmica (AIEA) a las bases de Natanz y Fordow. En retribucin, el Grupo 5+1 no le impondra nuevas sanciones vincu-

    REUNION EN GINEBRA DEL GRUPO 5+1: MICHAEL MOLLER, JEFE INTERINO DE LA OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS EN GINEBRA; CATHERIN ASHTON, ALTO REPRESENTANTE DE LA UNIN EUROPEA PARA ASUNTOS EXTERIORES Y POLTICA DE SEGURIDAD; MOHAMMAD YAVAD ZARIF, MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES IRAN; BAN-KI MOON, SECRETARIO DE NACIONES UNIDAS; JOHN KERRY, SECRETARIO DE ESTADO AMERICANO

    EL DIRECTOR DE LA OIEA, YUKIYA AMANO Y EL VICEMINISTRO IRANI DE EXTERIORES SEYED ABAD ARAQCHI, EN VIENA.

  • 10

    ladas al asunto nuclear por un perodo de seis meses; suspendera ciertas sanciones que se traduciran en 1.5 billones de dlares en ingresos pblicos; permitira la compra de petrleo iran para mantener los niveles del momento; entre otros compromisos de menor impacto.Entre aqul two track approach (las inspecciones de-sarrolladas por la AIEA + la continuacin del proceso de negociacin) y los desafos domsticos que tanto Esta-dos Unidos como Irn han ido sorteando en los meses siguientes, el pasado 18 de febrero en las O cinas de Naciones Unidas en Viena, Austria, se desarroll un nue-vo encuentro. A pesar de que se trat ms bien de una reunin para guardar las formalidades y otorgarle al pro-ceso mayor difusin en la prensa mundial, la presentante de Exteriores de la Unin Europea y, Catherine Ashton, reunida con el Ministro de Relaciones Exteriores Iran, Javad Zarif, acordaron que en marzo se dara inicio a la etapa ms dura del proceso en la cual los temas ms lgidos sern discutidos. Fundamentalmente, el encon-trarle respuesta a dos preguntas esenciales: se le re-conocer a Irn el derecho de enriquecer uranio con el correspondiente acatamiento de lo que se acuerde o se pretender que el pas persa abandon completamente su programa nuclear? Occidente suspender todas las sanciones de tipo econmico- nancieras que se le han impuesto a Irn y que sopesan y perjudican directamen-te a su poblacin? An no hay respuestas certeras ni tampoco un camino claro y minuciosamente delineado. Todo parece indicar que el modo en el cual se desarrollen las conversaciones de los prximos 6 -12 meses depender de la capaci-dad diplomtica y negociadora de cada una de las par-tes involucradas. Todo se reduce a realizar los mejores clculos, maximizando bene cios, e intentando reducir costos; concediendo en aquello que no sea vital, pero reconociendo donde se encuentra el lmite del inters nacional; y socavando los desafos, siempre potencian-do las oportunidades.Igualmente, en este escenario presentado no se deben perder de vista aquellos actores que guardan importan-tes intereses en la situacin y que se vern bene ciados o totalmente desventajados por la naturaleza del acuer-do que podra alcanzarse (si es que se logra alcanzar). En primer lugar, los denominados hardliners hacia el interior de Irn y de Estados Unidos, radicales oposito-res a cualquier tipo de acuerdo que genere concesiones. Sera correcto colocar al Ayatollah Ali Khamenei en esta lista? Algunos de sus discursos permiten observar su reticencia a una negociacin con the West, mien-tras que en otras ocasiones se muestra proclive a que el gobierno actual se implique en un proceso de dicha naturaleza, pero no con anza en que surtir efecto. Sin embargo, no cabe duda de que Rouhani responde, en mayor o menor medida, a las demandas del Supremo Lder. Cualquier acuerdo pasar por l, y solo quedar

    en l descartarlo o aceptarlo. En segundo lugar, Israel y Arabia Saudita son acrrimos enemigos de que se le permita al pas vecino cualquier tipo de actividad vinculada al enriquecimiento de uranio y/o desarrollo tecnolgico que pueda derivar en la ob-tencin de armas ms so sticadas. Por ltimo, tambin estn aquellos que se bene ciaran del levantamiento de sanciones. Por un lado, los hombres de negocios que ven en Irn un pas con 80 millones de potenciales con-sumidores y una economa valuada en 500 billones de dlares. Y por otro lado, la misma poblacin iran que en gran proporcin se ha mostrado favorable al proceso con la esperanza de que el agobio de las sanciones termine prontamente. En ltima instancia, el proceso ser largo. Llevar aos crear mutua con anza y que se modi que el statu-quo tanto poltico como econmico- nanciero. Todo parece indicar que la administracin Rouhani est dispuesta a continuar avanzando en el diseo de lo que parece ser una nueva estrategia de poltica exterior en vistas de que los logros alcanzados generen una mejora inmediata a nivel domstico. As tambin parecen estarlo los repre-sentantes del Grupo 5+1. El Juego ya ha comenzado. Slo el tiempo dir como termina.

    PLANTA NUCLEAR DE AKRA, IRN.

  • 11

    Habindose cumplido el primer aniversario de la muerte de Hugo Chvez, Venezuela se encuentra atravesando una de las peores crisis poltica, social y econmica de los 15 aos de gobierno bolivariano.A la elevada in acin, que durante el 2013 alcanz el 56,2% y la escasez de productos de primera necesidad como harina, leche y azcar; los recurrentes apagones energticos y las divisiones al interior del PSUV que transita por una etapa de reacomodos internos; deben agregarse las protestas y los piquetes que se llevan a cabo en todas las ciudades del pas, la ruptura de relaciones diplomticas con Panam y la escalada de tensin con EEUU, el empeoramiento de las relaciones con la prensa internacional y el rol que desempea la oposicin poltica nacional, apoyando la escalada del con icto; adems de la triste cifra de ms de 20 muertos, 350 heridos y ms de 1.300 detenidos.Los acontecimientos que incidieron en el estado actual de situacin comenzaron en el mes de febrero cuando frente a diferentes situaciones de inseguridad acontecidas en distintas universidades del pas, los estudiantes organizaron una serie de protestas que se extendieron a las principales ciudades del territorio venezolano, contando con el apoyo de diferentes exponentes de la

    Mesa De la Unidad Democrtica (MUD) como Leopoldo Lpez y Mara Corina Machado. El acto tuvo como resultado tres muertos, y fue el punto de partida para que, con el aval de la oposicin y la incorporacin de demandas provenientes de diferentes sectores sociales, las marchas, piquetes y barricadas se extendieran por toda Venezuela.Por el rol que desempe, incentivando a los venezolanos a congregarse en los espacios pblicos para reclamar por la situacin del pas, por intermedio, sobre todo, de las redes sociales; la justicia venezolana decidi pedir la detencin de Leopoldo Lpez, acusndolo de haber provocado la violencia que culmin con las muerte de los manifestantes. Su entrega, en el marco de una de las marchas, dot an ms de dramatismo y espectacularidad a su actuacin.Para Nicols Maduro, detrs de la crisis y el devenir de los hechos se encuentran los sectores de la derecha venezolana que pretenden desestabilizar a su gobierno y propiciar un golpe de estado, y que su gobierno estaba inmerso en un combate por la defensa de la paz, de la independencia, del derecho que tiene el pueblo a existir y a vivir.Adems el presidente Maduro responsabiliz al gobierno de Estados Unidos y al de Panam por respaldar a los

    Por Romina Viale

    La Venezuela de ChvezUn ao despus

  • 12

    grupos opositores, interviniendo en los asuntos internos del pas. El desenlace fue la ruptura de relaciones con Panam, y lo que molest a Maduro fue la decisin del presidente panameo Ricardo Martinelli de solicitar una reunin de la OEA para abordar la situacin venezolana. El Primer Mandatario cali c a su par como lacayo y rastrero y se procedi al congelamiento de las relaciones comerciales y econmicas bilaterales, sobre todo, las vinculadas con la revisin de la deuda que empresarios venezolanos mantienen con la zona franca Zona Libre de Coln.Con Estados Unidos la situacin est actualmente en un grado de confrontacin an mayor. Una de las medidas adoptadas fue la expulsin de funcionarios consulares estadunidenses radicados en el pas, acusndolos de nuclear a sectores opositores en las universidades organizando reuniones bajo el pretexto de otorgarles la visa. Adems, los intercambios bilaterales han reencauzado el tono de agresin abierta y frontal, y dos de los acontecimientos recientes dan cuenta de ello. Por un lado, cuando Barack Obama conden pblicamente la inaceptable violencia durante las manifestaciones estudiantiles y llam a liberar a los detenidos, Maduro manifest su tajante repudio en la medida en que constituyen una nueva y grosera injerencia en los asuntos internos de nuestro pas, con el agravante de usar como base informacin falsa y aseveraciones sin fundamento.En este orden, y en relacin a la reunin que el embajador venezolano en EEUU, Roy Chaderton, mantuvo con funcionarios del Departamento de Estado, en el que le recomendaron fomentar un dilogo ms cercano con la oposicin y liberar a Leopoldo Lpez; Maduro respondi que son exigencias inaceptables, que yo mand a responder diplomticamente. Le mande a decir y se transmiti al Departamento de Estado que no acepto amenazas de nadie en este mundo. El segundo mensaje, no habr fuerza que nos detenga a los bolivarianos en la tarea de hacer justicia y vencer a los fascistas. Estamos dispuestos a llegar hasta las ltimas consecuencias en defensa de la paz y de nuestra democracia.Jaua tambin llam a John Kerry asesino, cuando el secretario de Estado declar que el gobierno de Caracas faltaba descaradamente a la verdad. Ya es evidente, los EEUU han asumido abiertamente el liderazgo del derrocamiento del gobierno de Venezuela. As es, el gobierno de Estados Unidos en este momento es rehn de las polticas del lobby republicano y de los lobbies de derecha de Miami, declar Maduro.Otras de las decisiones destinadas a paliar la situacin, ms que a avanzar en la adopcin de medidas que permitan salir del estado actual de ebullicin, fue la decisin de Maduro de extender las celebraciones de carnaval para crear un clima de festejo, tal como hiciera

    en diciembre con los festejos de Navidad. Asimismo, se revoc la licencia al equipo de CNN en espaol que se encontraba cubriendo la crisis, y anunci el inicio del proceso administrativo para sacar al canal del pas, hasta tanto no se revise su lnea editorial y su periodismo de guerra. Destacable es tambin, la medida de gobierno de suspender el suministro de combustible a las zonas de mayores protestas y acompaar de un fuerte despliegue

  • 13

    militar a las marchas opositoras de Caracas, como las de la olla vaca. Desde la perspectiva de la oposicin, el gobierno de Maduro est generando el clima propicio para una guerra civil. La poltica de someter y callar mediante el terror, se expresa en el uso de civiles armados para enfrentar a otros venezolanos. La tortura y tratos crueles a detenidos, van ms all de un objetivo espec co para convertirse en mensaje intimidante al resto de la poblacin seal el secretario ejecutivo de la MUD, Ramn Guillermo Aveledo.Para el gobernador de Miranda, Henrique Capriles y uno de los principales referentes de la MUD, la situacin est fuera del control del gobierno, y destac que el fuego no se apaga con gasolina, ni el descontento con represin. No es posible que el pueblo sea bueno slo para los votos, pero no cuando piden respuestas. En estos momentos hay mucho descontento en el pas, pero ese sentimiento debe unirnos no dividirnos, porque los problemas nos afectan a todos sin distincin poltica.Pero en la oposicin, no todo es unidad, sino que Capriles se encuentra debatiendo por el liderazgo nacional con Leopoldo Lpez, y las diferencias entre ambos polticos han llevado a polarizar posiciones dentro de la MUD. Lpez, fue como se mencion un claro exponente e incentivador de las protestas populares, proponiendo incluso de una salida anticipada del gobierno actual. Capriles, por su parte condena ese proceder, entendiendo es necesario evitar situaciones que conlleven a una mayor violencia.La crisis tambin tuvo repercusiones en el mbito internacional, no slo en los vnculos bilaterales de Venezuela como en los casos mencionados, sino tambin en los espacios de concertacin poltico regional como la OEA, la UNASUR y la CELAC.En relacin a la primera, y pese al rechazo venezolano de que la Organizacin abordara el caso, el Consejo Permanente aprob una declaracin en la que destaca la solidaridad con el pueblo y gobierno venezolano, lamentando las muertes. Asimismo, brega por la adopcin del principio de no intervencin en los asuntos

    internos de los Estados y su compromiso con la defensa de la institucionalidad democrtica, rechazando toda forma de violencia e intolerancia. La declaracin tuvo 29 votos a rmativos, y los votos negativos de Estados Unidos, Canad y Panam.Tanto UNASUR como CELAC, apelaron al principio de legitimidad y la estabilidad del gobierno de Maduro; y convocndose en el marco de la primera una reunin extraordinaria de cancilleres en Chile, luego de la asuncin de Bachellet. En la misma, los presentes manifestaron su apoyo y solidaridad y anunciaron la creacin de una misin de cancilleres con la nalidad de que respalde los esfuerzos del Gobierno de la Repblica

    Bolivariana de Venezuela para propiciar un dialogo entre el Gobierno, todas

    las fuerzas polticas y actores sociales con el n de lograr

    un acuerdo que contribuya al entendimiento y la paz

    social.Mientras Elas Jaua manifest su ag r a dec im i en to con la declaracin, la oposicin venezolana la clasi c como una vergenza,

    porque segn Mara Corina Machado no

    condena a un gobierno que viola masiva y

    sistemticamente los derechos humanos y que

    ha hecho de la represin y la tortura una poltica de Estado,

    acusando a UNASUR de defender al gobierno de Maduro y no al pueblo venezolano.

    Este breve recuento de los acontecimientos producidos en los ms de treinta das de protestas de sectores venezolanos, y las repercusiones que se suscitaron tanto en lo interno como en la arena internacional; colocan a Maduro frente a la necesidad de adoptar una serie de medidas de Estado tendientes a paliar la crisis econmica estructural del pas y con ello, recuperar el apoyo en parte de los sectores populares que tambin se encuentran reclamando por su calidad de vida. Asimismo, pone a prueba su capacidad de liderazgo y gestin en un contexto de notoria ausencia del estilo de conduccin chavista; con una oposicin en ascenso, que ha encontrado incluso nuevos referentes con importante proyeccin nacional, y con un partido de gobierno con profundas grietas y divisiones internas.

  • 14

    Por Imanol Barrang

    La gira europea de Cristina Fernndez

    De gira por Europa, la presidenta Cristina Fernn-dez de Kirchner, visit Francia y la Santa Sede. En cinco das de viaje, la jefa de Estado mantuvo dos reuniones de alto per l poltico en las cuales se abor-daron numerosos temas sensibles para la Argentina. Al cumplirse un ao del papado de Francisco, la Man-dataria argentina fue invitada a compartir un almuerzo con el Sumo Pont ce en su residencia de Santa Marta. La reunin se prolong por un lapso de dos horas y cua-renta minutos y consisti en el tercer encuentro que man-tienen desde marzo del 2013: el primero, el 18 de marzo de ese ao, cinco das despus de la sorpresiva eleccin de Jorge Bergoglio, y el segundo el 28 de julio en Brasil en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud. Las formalidades del caso - presentacin de comitivas y regalos- abrieron el encuentro. Por el lado argentino, el canciller Hctor Timerman; el secretario de culto, Guiller-mo Olivieri, el secretario de comunicacin pblica, Alfre-do Scoccimarro y el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Ca ero conformaron la delegacin ar-gentina. Francisco estuvo acompaado por el Secretario

    de Estado, Pietro Parolin y el jefe de la Casa ponti cia, monseor Georg Gaenswein.Al momento del intercambio de presentes, la presiden-ta argentina le obsequi un libro sobre el Bicentenario, otro sobre las modi caciones en la Casa Rosada, un retrato en donde aparecen Bergoglio con el cura villero Pepe Di Paola, un termo con los colores patrios y un cuadro de Santa Rosa de Lima pintado con vino mal-

    bec. Por su parte, Francisco le regalo una imagen de Jos de San Martn hecha en bronce y un ejemplar de la exhortacin apostlica `Evangelii Gaudium, adems de rosarios a todos los presentes.

    UN LENGUAJE COMNLas audiencias entre el Papa y la Presidenta argentina sobresalen mas all de las personalidades- por el tono y el lenguaje que emplean en las mismas. Preocupaciones similares, puntos de vistas concordantes y diagnsticos semejantes se presentan en cada una de las reuniones. La cuestin del empleo y la exclusin fueron los temas que primaron durante el almuerzo a puertas cerradas y a agenda abierta. Cristina Fernndez asever luego, que

  • 15

    la falta de empleo y posibilidades para los jvenes es un tema que lo preocupa y lo desvela. Sobre esa misma base se desprenden, para el Sumo Pont ce, los pro-blemas relacionados con el narcotr co y la inseguridad ciudadana. Frente a las posturas de mano dura, el Papa Francisco no deja de pregonar la inclusin social como el mejor remedio para comenzar a resolver el problema de la inseguridad, atemperar la con ictividad social y as reducir las desigualdades. La mercantilizacin del mundo y la reduccin de las iden-tidades a aspectos materiales son otros de los males que aquejan a la modernidad. Por ello, Francisco no dej de hacer hincapi en las economas de casino que expulsan del entramado social a gran parte de la poblacin conde-nndolos al desarraigamiento. Para el Papa, hablar de inseguridad es hablar de exclusin. La una no puede separarse de la otra. De ah que las profecas, que por estos das reducen la inseguridad a la redaccin de un Cdigo Penal, no hacen ms que enturbiar un debate que presenta ms de una arista.En dilogo con Roberto Carls, coordinador de la comi-sin que elabor el proyecto de reforma del mencionado cdigo (una reunin que se produjo apenas unos das despus del encuentro con Cristina Fernndez), el Sumo Pont ce expuso abiertamente sus preocupaciones so-bre el abordaje punitivista, basado en respuestas repre-sivas, que se ha extendido por varios pases de Amrica Latina, an por aquellos que han emprendido procesos de inclusin social y ampliacin de derechos.Por ltimo, no puede dejar de sealarse su constante lla-mado al mantenimiento de la unidad latinoamericana por encima de las diferencias ideolgicas. En este sentido, si algo ha caracterizado a la camada de gobiernos que surgieron de la crisis del paradigma neoliberal ha sido el resurgimiento de esta premisa como el mejor mtodo para coordinar posiciones y afrontar las di cultades que surgen de un mundo con altas dosis de incertidumbres.

    ECONOMA Y CULTURASiendo Argentina invitada de honor en la 34ta edicin del Saln del Libro de Pars, la Presidenta argentina se aprest a inaugurar el pabelln nacional en la prestigiosa feria cultural junto al primer ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault. Aprovechando la ocasin, el presidente Franois Hollande la invit a mantener una reunin de trabajo y repasar algunos temas sensibles a los intereses de ambos pases. Quizs uno de los datos ms sobresalientes del encuen-tro fue el espaldarazo que recibi el gobierno nacional por parte del ejecutivo francs para comenzar el proceso de negociacin con el Club de Pars y as cancelar una deuda que ya suma ms de 9 mil millones de dlares. Trece aos despus de haber contrado esa deuda, en el mes de enero el Ministro de Economa, Axel Kicillof, viaj

    LA PRESIDENTA JUNTO AL PAPA FRANCISCO, INTERCAMBIO DE PRESENTES

    LA PRESIDENTA JUNTO AL PAPA FRANCISCO, DURANTE SU AUDIENCIA PRIVADA

    LA PRESIDENTA INAUGUR EL SALN DEL LIBRO 2014 EN PARS, EN EL CUAL ARGENTINA ES EL PAS INVITADO DE HONOR.

  • 16

    a Francia a presentar un documento con una propuesta de negociacin al Club. Luego de su estudio, Clotilde LAngevin, Secretaria General del Organismo, convoc formalmente al pas a iniciar las negociaciones a nes de mayo del corriente ao. El respaldo del Presidente francs en estos momentos es clave para acordar una solucin que satis ce a todas las partes involucradas, especialmente a Alemania y Japn, principales acreedo-res del Club. La cuestin preocupa a Argentina porque signi ca mantener una mala reputacin en los mercados nancieros y constituye un freno a posibles inversiones extranjeras, pero tambin preocupa a los europeos que ven disminuir sus ganancias y posibles lneas de crdi-tos a sus propias rmas, precisamente en un momento que no se caracteriza por la bonanza econmica. La cuestin de los fondos buitres tampoco escap del temario. Se sabe que Francia viene ostentando pblica-mente una postura favorable al Estado argentino en el litigio judicial que mantiene con los fondos especulativos en los tribunales norteamericanos. De esta manera, en el encuentro con Cristina Fernndez, su par francs an-ticip la decisin de presentar un amicus curiae ante la Corte Suprema de los Estados Unidos para respaldar la postura argentina. El anuncio del gobierno galo se suma a una serie de apoyos que el ejecutivo nacional viene consiguiendo en los ltimos meses. Lo propio hizo el ministro de Finan-zas de Mxico, Luis Videgaray y la presidenta de Bra-sil, Dilma Rousseff -junto a numerosas organizaciones norteamericanas sin nes de lucro- que presentarn tambin un recurso de amicus curiae en contra de los fondos que adquirieron los ttulos pblicos cuando Ar-gentina atravesaba una severa crisis econmica y social

    a nes de 2001.Los intereses de Francia en esta materia, as como de los dems pases y otras organizaciones de crdito como el FMI, estn relacionados al riesgo que supone para futu-ras reestructuraciones de deuda una sentencia en favor de un grupo minsculo de acreedores que pusieron en jaque a toda una restructuracin completa aceptada por el 93% de los bonistas. El expediente en manos de la Corte norteamericana es de una importancia tal que una sentencia favorable a los fondos buitres podra alterar el sistema nanciero mundial y la estabilidad de los pases que renegociaron sus deudas.Finalmente, Cristina Kirchner se re ri a la cuestin de Crimea. Lo hizo en las dos conferencias de prensa que brind al salir de los encuentros con Francisco I y Franoise Hollande y en ambos casos no dej de subra-yar el doble estndar que ejercen las grandes potencias a la hora de evaluar el referndum de autodetermina-cin realizado por la poblacin de Crimea. En alusin a la cuestin Malvinas, la Jefa de Estado remarc que las posiciones britnicas y norteamericanas en contra del referndum de crimeos y, sin embargo, favorables al referndum de los kelpers no resisten ningn anlisis. Contra el relativismo jurdico, la Argentina ha votado, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con las potencias occidentales en contra de la consulta rea-lizada en Crimea, al tiempo que la presidenta se esmer durante toda la gira por dejar en claro que lo haca en favor del principio de integridad territorial y no como una forma de imponer sanciones a Rusia.

    EL PRESIDENTE FRANCES, FRANOIS HOLLANDE Y LA PRESIDENTA ARGENTINA AL MOMENTO DE ARRIBAR AL PALACIO ELISEO.

  • 17

    Por Dana Valdano

    Entre el Este y el OesteLa batalla por Ucrania

    La negativa del gobierno ucraniano a rmar un Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea fue el detonante de una crisis que vena gestndose hace tiempo ya. El pueblo decidi salir a las calles a manifes-tar su enojo por la situacin y lo que pareca ser un he-cho simple y aislado se convirti en meses de con ictos y en una divisin, ms que solo virtual, del pas.

    El Acuerdo con la Unin Europea, un no justi cado.En el marco del Acuerdo cono-cido como Asociacin Oriental seis pases de la ex Unin So-vitica, entre ellos Ucrania, ne-gociaron con la Unin Europea pactos de libre comercio, ayu-das nancieras, apoyo a la seguridad energtica y la supresin de visados. A travs de estas asistencias la regin podr hacer frente a retos derivados de la transi-cin de una economa y poltica fuertemente controlada por el Estado a una economa de mercado y un Estado de derecho, polticas ms cercanas a los estndares co-munitarios. El objetivo que Europa persigue a travs de esta medida es conceder estabilidad y mayores seguri-dades en su anco oriental, zona que an sigue agitada

    por con ictos sin resolver.Este paquete de acuerdos, que comenzaron a esbozar-se en 2008, debi ser concretado con xito en noviembre de 2013 en la cumbre celebrada en Vilna, Lituania. Sin embargo, el entonces presidente ucraniano Yanukovich, quien durante un ao insisti en que pretenda rmar un acuerdo poltico y econmico histrico con la Unin

    Europea, el 21 de noviembre decidi suspender las charlas. Pueden esbozarse diferentes respuestas a esta situacin, la ms importante y sobre la que se ha hecho hincapi desde el frente occidental, es la oposi-cin rusa. Rusia advirti a su vecino que

    de rmar el acuerdo le aplicara sanciones al comercio y elevara el costo del gas, mientras que si no lo haca podra unirse a la Unin Aduanera encabezada por este pas y recibira grandes descuentos en el costo del hidro-carburo. Ms adelante hablaremos de los lazos que an vinculan a estos dos pases y por qu podemos conside-rar una relacin especial la que los une. Ahora simple-mente nos quedaremos en que esta posicin puede ha-ber tenido un peso fundamental, aunque de nitivamente

  • 18

    no fue la nica causa. Podemos mencionar otras dos razones no menos impor-tantes: la primera es la exigencia de la Unin Europea a liberar a la ex Primer Ministra Yulia Tymoshenko, quien fue sentenciada en 2011 a siete aos en prisin por abu-so de poder, en los que algunos consideran un dictamen con tintes claramente polticos. Dentro de los requisitos para sellar el acuerdo se en-cuentran las exigencias de poner en marcha planes una poltica ms estricta en ma-teria de Derechos Humanos. Los opositores al gobierno de Yanukovich alegaban la ne-cesidad de que Tymoshenko viaje al extranjero para recibir tratamiento mdico, sin embargo el anterior gobierno se negaba a conceder los permisos. Debemos aclarar que Tymoshenko fue libera-da un da despus de la partida de Yanukovich del poder.La otra causa es el impacto sobre la economa ucrania-na que podra generar el Acuerdo de Asociacin entre este pas y la Unin Europea. De ms est decir que la oferta rechazada por Yanukovich privilegiaba los in-tereses econmicos de Alemania (y otras principales economas exportadoras de la UE) sin plantear solucio-nes ni al riesgo de bancarrota ni al colapso de lo poco que quedaba de estado social en Ucrania. Para poner esta a rmacin en cifras solo en el primer trimestre de 2013 la Unin registr un excedente comercial de tres mil trescientos millones de euros con los seis pases de la Asociacin Oriental, la mitad de las exportaciones eu-ropeas estn destinadas a Ucrania. Si bien el Acuerdo de Asociacin contempla a largo plazo la concrecin de nuevos acuerdos que le permitan a las empresas ucra-nianas acceder al mercado europeo, a corto y mediano plazo el costo de la aplicacin recae en Ucrania. Se debe

    mencionar adems, que sin aportar demasiado la Unin mejoraba sustancialmente su seguridad energtica. Por ello Yanukovich solicitaba entre quince mil y veinte mil millones de dlares para compensar el gasto que aca-rreara la implementacin del Acuerdo, a lo que la Unin se neg rotundamente. Desde esta perspectiva negarse a rmar un acuerdo

    desventajoso no parece un acto irracional. Sin embargo, una campaa de prensa bien organizada por occidente (que haba dejado entrever al pue-blo ucraniano que este Acuer-do era un paso decisivo para el ingreso a la Unin Europea)

    desat la ira de parte de la poblacin ucraniana, espe-cialmente los jvenes de la parte occidental de aquel pas que se vuelcan con mayor entusiasmo a la cultura europea. As pues, esta errnea lectura del futuro, pues para el ingreso de Ucrania a la Unin se deben realizar modi caciones an ms drsticas, fue la punta del ovillo de una crisis social, que unida a la econmica, parece asimilarse a las sufridas por pases vecinos no hace mu-cho tiempo atrs.

    Crisis Econmica La deuda pblica de Ucrania se ha disparado en los l-timos meses como consecuencia de su situacin polti-ca. La situacin de las nanzas pblicas se encuentra al borde del colapso pues buena parte de los prstamos concedidos se dieron en monedas extranjeras. Mientras la situacin social continua inestable, las reservas inter-nacionales se agotan rpidamente y de continuar por esta va Ucrania pronto tendr problemas para pagar por bienes importados.Para mejores, en enero de este ao la cali cadora de

    MANIFESTANTES EN LA PLAZA DE LA INDEPENDENCIA, KIEV. MANIFESTANTES PRO EUROPEOS DENUNCIAN LAS PRESIONES RUSAS PARA NO FIRMAR EL ACUERDO DE ASOCIACIN CON LA UE

  • 19

    riesgo Standard & Poors redujo la nota crediticia de Ucrania de B- a CCC+. Este cambio pone a la capacidad de pago de deuda de la ex repblica sovitica en territorio altamente especulativo pues supone el estar apenas por encima de la insolvencia. La razn detrs de la rebaja es, por supuesto, la creciente inestabi-lidad poltica del pas: con un d cit en su cuenta corriente, hoy Ucrania depen-de de una fuente externa para pagar. Y debido a que este ao debe realizar un desembolso de US$13 mil millones para pagar parte de su deuda externa, la ne-cesidad del dinero se hace acuciante. Esa fuente externa puede ser Estados Unidos o la Unin Europea, Rusia o el Fondo Monetario internacional (FMI). La eleccin de nanciamiento de Ucrania re- ejar con cul de los dos bloques se ter-minar alineando: Rusia o Europa Cen-tral. Y aqu la batalla se libra ferozmente.El 19 de diciembre Putin y Yanukovich rmaron un acuerdo en el que Rusia se comprometa a desembolsar un crdi-to de US$15 mil millones y una rebaja importante en el precio del gas. No obstante, tras la destitucin del ex-presidente, el ministro de economa ruso Anton Siluanov anunci que Mosc no continuara con el siguiente pago del paquete de ayuda para Ucrania al menos hasta que la situacin poltica del pas se estabilizara.Y aunque la Unin Europea prometi ayuda nanciera, la misma est condicionada a la decisin del FMI. Por el momento se ha mencionado la cifra de US$625 millones lo que ya de por s sera insu ciente y las posibilidades, de todas maneras, son algo remotas. Debemos recordar que la burocracia de la Unin suele demorar hasta plan-tearse si cuando llegue ser til, por no mencionar que el visto bueno de la poblacin es un factor esencial y no suelen ser demasiado proclives a las ddivas, an con sus propios socios en apuros. Sin embargo ayudar al pas del Este no es lo mismo que ayudar a Grecia. Ucrania es una de las grandes econo-mas de Europa, no solo por el gas sino por ser uno de los exportadores de cereales ms importantes del mun-do. Ayudarlo implica asegurarse la continuidad de los precios de estos productos esenciales para Europa en un momento en que los comunitarios no pueden permi-tirse el lujo de pagar de ms. Rusia tampoco puede permitirse dejar caer a un gran aliado en una zona en la que pretende seguir teniendo in uencia, especialmente ahora que decidi aceptar el pedido de Crimea para anexarse a la Federacin. Este es otro ngulo que deber ser explorado y del cual solo

    el tiempo nos dir cul ser su desenlace.

    Crisis Social y poltica Las protestas que comenzaron en Kiev para manifestar el descontento frete al giro de ciento ochenta grados que realiz el Presidente Yanukovich en relacin a la rma del Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea deri-varon en meses de enfrentamientos, violencia, heridos y muertes. Los proeuropestas no abandonaron las calles con sumisin, sino que por el contrario, aprovecharon la oportunidad para demostrarle al presidente su insatisfac-cin por la poltica interna y externa que estaba llevando adelante su gobierno. Cuando el 30 de noviembre, luego de casi diez das de protestas en la Plaza de la Independencia, entro en accin la polica antidisturbios. Las imgenes de los agentes intentando dispersar a los jvenes y los heri-dos consecuencia del enfrentamiento slo intensi caron el sentimiento de ira para con el gobierno. Entonces se dispar el nmero de personas en la Plaza. Frente a este panorama, el 19 de enero, el gobierno decidi endure-cer la legislacin sobre el derecho a manifestarse para tratar de poner n a las protestas masivas, lo que deriv en un aumento del descontento y la propagacin de los desmanes por el resto del pas, incluyendo ciudades del este ms cercanas a Rusia y fuente del principal apoyo de Yanukovich. Las escenas de enero mostraron los mo-mentos ms violentos de casi dos meses de protesta, con los manifestantes incendiando varios autobuses de

  • 20

    la polica y otros vehculos, mientras los agentes usaban gases lacrimgenos, balas de goma y caones de agua.En este fuego cruzado tambin se destacan las acusa-ciones mutuas entre occidente y Rusia por la presencia de instigadores. Rusia, a travs de su canciller Lavrov, acusaba a occidente de ser el causante de la crisis ya que haba dejado crecer en el pueblo ucraniano falsas esperanzas de pertenecer a los 28 y de ejercer presin sobre el ejecutivo cuestionando cada una de las acciones legales que ejerca el por entonces Presidente Yanuko-vich. Tambin denunci la presencia de fuerzas nacio-nalistas, radicales armados bajo consignas extremistas, antirrusas y antisemitas alertando sobre la posibilidad de que su pas enviara a Ucrania tropas para proteger a la poblacin rusoparlante que habita el este ucraniano.Por su parte desde medios o ciales y desde los medios de comunicacin de la Unin Europea y Estados Unidos se realizaban advertencias sobre el excesivo uso de la fuerza policial y la necesidad de acabar las protestas de manera pac ca llamando al dilogo a los opositores al gobierno. El nfasis de la cuestin, aseguraban, era la in uencia del Kremlin en el gobierno ucraniano, discurso que se endureci cuando se avizor la posibilidad de la entrada de tropas rusas. El 25 de enero, en un acto conciliatorio el Presidente Yanukovich ofreci a la oposicin varios altos cargos, incluido el de primer ministro, pero el acuerdo fue recha-zado. Solo tres das despus el Primer Ministro Azrov presentaba su dimisin con el objetivo de ofrecer una va para el arreglo del con icto. Si bien las protestas cedie-ron brevemente, los manifestantes alentados por la tibia victoria pidieron la renuncia de todas las autoridades y el llamado a nuevas elecciones.Cerca de un mes despus y a dos das de haber acor-dado una tregua con el principal partido opositor Patria, que inclua el llamado a elecciones anticipadas, la for-macin de un Gobierno de unidad nacional y la renun-cia de Yanukovich a parte de sus poderes en favor del Parlamento, este ltimo destituy de sus funciones a su Presidente. Yanukovich catalog a este acto de Golpe de Estado y asegur que su voluntad no es abandonar el pas.El Estado qued a cargo, interinamente, de Alexandre Turchinov presidente del Parlamento ucraniano hasta el prximo 25 de mayo en el cual se celebrarn elecciones anticipadas para la formacin de un nuevo gobierno elec-to por el pueblo. Si bien este cambio ha descomprimido el malestar general de los ucranianos deja a un Estado ya debilitado sumido en una crisis social y econmica a la que ahora tambin puede sumar el factor poltico.

    Crimea y la relacin especial con RusiaEstos pases tienen una larga historia entre s: Ucrania estuvo gobernada por Mosc durante ms de 300 aos,

    desde que ambas naciones se unieron mediante un tra-tado en 1654. Se convirti en repblica sovitica el 30 de diciembre de 1922. De 1941 a 1944 estuvo ocupada por la Alemania nazi y, una vez liberada por el Ejrcito Rojo, volvi a la rbita de la URSS. Crimea ha sido desde siempre para Rusia un punto estratgico, la nica salida a aguas abiertas, que a diferencia del mar del norte, no se congela durante la mayor parte del ao. Ya en 1853 se haba librado una sangrienta batalla por la pennsula, guerra que Rusia perdi. Stalin recuper el territorio en 1944 de manos nazis y la convirti en una provincia den-tro de la Unin Sovitica hasta que en el 1954 fue cedido a Ucrania. Tras la intentona golpista del 19 de agosto de 1991 con-tra Mijail Gorbachov, Ucrania se proclam independien-te, sin embargo continu fuertemente vinculada a Mos-c. Crimea experiment un destino similar tras declarar su independencia, la cual fue revocada por Kiev, ambas partes acordaron dar a la pennsula un status de auto-noma dentro del pas europeo. Aunque la ciudad de Se-bastopol, que no era considerada parte de la regin de Crimea y que estaba bajo soberana sovitica continu siendo administrada por Rusia. En 1997, mediante un Tratado Mosc acord devolver la ciudad a cambio de que se le arrendara la base naval hasta el ao 2042.En 2004, luego de la revolucin naranja, Kiev inten-t virar hacia Europa siguiendo el camino trazado por sus vecinos ex soviticos. Polonia, Hungra, Repblica Checa, Lituania y Letonia lograron completar el proceso de adhesin a la Unin Europea y varios ex soviticos tambin pudieron ingresar a la OTAN. Este fue un duro revs para Rusia, que desde entonces hizo lo posible para recuperar su rea de in uencia. Afortunadamente para Mosc, la fuerte inestabilidad poltica acab con la revolucin y pocos cambios perduraron.

  • 21

    En 2010 Ucrania rm con Rusia un acuerdo por el que le ofreci un descuento del treinta por ciento en el gas natural que le vende, a cambio de que Ucrania extendie-ra por 25 aos el arriendo de la ciudad de Sebastopol, en el Mar Negro. Con la llegada de Yanukovich al poder, el estilo proruso volvi a imponerse y la relacin especial retom sus sendas tradicionales.Cuando nalmente pareca que Kiev iba a ser capaz de acercarse a Bruselas sin alejarse de Mosc, se desenca-dena un proceso que no le permitir continuar manejn-dose en puntos medios. La negativa a rmar el Acuerdo con la Unin polariz a la sociedad entre pro-occiden-tales y pro-orientales en un Estado que cuenta con una signi cativa demografa rusoparlante consecuencia de caprichosos traslados poblacionales que se remontan a la era del zarismo. La movilizacin de tropas rojas sobre Crimea el pasado febrero, con autorizacin de la Duma, luego de la toma del Parlamento y sede de Gobierno de la pennsula puso en alerta a todo el mundo occidental. Desde las capitales europeas as como desde el otro lado del Atlntico se han multiplicado los llamados telefnicos a Mosc y Kiev y los comunicados advirtiendo sobre las consecuencias de una invasin rusa sobre Crimea. La ONU ha cali cado la conducta de provocacin y se ofreci a mediar en el con icto para evitar una escalada militar. Ucrania exige el retiro de las fuerzas rusas y asegura que la pennsula es territorio soberano mientras que Putin, haciendo caso omiso de las amonestaciones, a rma que las tropas per-manecern desplegadas mientras los derechos de las minoras rusas en Crimea no estn garantizadas. A pe-sar de esta conducta, en un gesto conciliador el manda-tario ruso anunci que se prepararn propuestas para intentar solucionar la crisis ucraniana dentro del marco del derecho internacional.Pero a occidente este gesto no le basta y con el refern-dum organizado por el Parlamento de Crimea (sobre su permanencia o no a Ucrania y su anexin o no a Rusia) cada vez ms cercano, reuni al Consejo de Seguridad. En la misma Rusia vet la resolucin presentada por Estados Unidos para defender la integridad territorial de

    Ucrania y no reconocer el referndum de Crimea, esce-ni cando as el aislamiento de Putin a nivel internacional ya que su socio asitico en el Consejo, China, se abstu-vo en la votacin.El resultado del referndum fue aplastante, el 97% se pronunci por volver a ser parte de la Federacin Rusa. A pesar de la negativa de Kiev a aceptar la consulta po-pular, en una rpida maniobra, solo dos das despus, Putin reconoci la integracin de la pennsula. Este giro de ciento ochenta grados que result ser Crimea deja patas para arriba la relacin especial entre los viejos so-cios, un vericueto interesante para la accin de Europa y Estados Unidos.Qu pasar ahora? Que Crimea pase a ser rusa parece una cuestin ya consumada. Kiev puede negarse a re-conocer el hecho pero los lazos econmicos que atan a ambos pases no sern fciles de deshacer. Ucrania de-pende del gas ruso y Rusia depende del paso por Ucra-nia para vender el gas al resto de Europa; los europeos dependen del gas ruso, por lo menos hasta que encuen-tren una fuente alternativa y a bajo costo, pero no estn desesperados como lo hubiesen estado a mitad del in-vierno. Una guerra de fuga de capitales e inversiones tambin est en disputa y cuanto ms solo dejen a Putin los occidentales, ms se aferrar este a sus armas. El despliegue diplomtico que ha encabezado, telefonen-dose y reunindose con los representantes de pases latinoamericanos, asiticos y africanos habla de la nece-sidad de encontrar socios en esta cruzada. Tampoco se puede contar con que renuncie a Ucrania tan fcilmente.Los occidentales pueden jugar la carta de la rivalidad, pero les costar ms caro de lo que creen. Un pas di-vidido, al borde de una guerra civil y la disgregacin no es un negocio barato aunque se aseguren unas cuantas bases en las barbas de su tradicional contendiente. Tam-poco ser barato, para ninguna de las partes, suspender una cooperacin militar que pareca encaminarse por n luego de medio siglo de enfrentamientos y poda garan-tizarle al mundo un perodo por venir mucho menos ca-tico. Solo el tiempo dir cmo se liman las nuevas-viejas asperezas.

    FIRMA DEL TRATADO DE ADHESIN ENTRE CRIMEA Y LA FEDERACIN RUSAMANIFESTACIN PRO RUSA EN SIMFEROPOL.

  • 22

    Por Paula Liveratore

    No hay dos sin tres

    Con Matteo Renzi como nuevo primer ministro italiano se suman ya tres gobiernos tcnicos no electos por la ciudadana. La crisis institucional, poltica y econmica en Italia no da respiro y va por ms. El 22 de Febrero Matteo Renzi, intendente de Florencia y secretario del Partido Demo-crtico (PD), se convirti en Primer Ministro de la Rep-blica italiana con una amplia mayora, tanto en la cmara de senadores como en la de diputados. De manera fcil y rpida, el nuevo gobierno del partido con mayora relativa qued conformado con menos del 30% de mujeres y un tercio de mandatarios del prece-dente gobierno de Enrico Letta. En su conjunto, con ma-yor representacin del centro-norte del pas, la intencin del mandatario del PD es llegar al 2018 convocando nuevas elecciones. As, el orentino de 39 aos, adems de la ardua tarea de lidiar con un pas en caos, tiene como principal meta permanecer en el gobierno; ya que desde que inici la

    crisis en el 2008, ya son cuatro los presidentes del Con-sejo que pasaron por el puesto y tres de ellos, sin ser votados por el pueblo: Monti en el 2011, Letta en el 2013 y ahora Renzi. A ello se le agrega lo ocurrido en marzo del 2013 cuando Pier Luigi Bersani, el lder de la coalicin de izquierda

    y representante del PD, votado por los italianos, no fue apoya-do por el Movimiento 5 Estrellas en el senado, lo que agudiz la inestabilidad institucional y pol-tica de Italia. En una guerra de poder interna el Partido Democrtico (PD) se encuentra ahora en una grave crisis de identidad y vaciado de todo contenido ideolgico.

    Alianzas, complicidades y traiciones al ms puro estilo italiano, de las que hizo uso el primer ministro italiano, estn a la orden del da. Renzi, con slo tres meses como secretario del partido, fue quien propuso convocar al voto de con anza para decidir si Enrico Letta, compa-ero suyo, deba seguir o no al mando del gobierno. De este modo, con un total de 300 das como Primer Minis-tro, Letta present el 14 de febrero su renuncia luego del

  • 23

    voto de descon anza del PD.Entre varias de las medidas que buscar llevar a cabo el actual Primer Ministro, una de vital importancia consistir en la aprobacin de la ley electoral Italicum, debido a que la misma le permitir gobernar ms libremente evi-tando la necesidad de pactos polticos y eliminar el bica-meralismo. Pese a las crticas internas que ha generado la proposicin de esta ley (el presidente del PD, Gian-ni Cuperlo present su dimisin despus de conocer la propuesta) y la reunin que ha mantenido Renzi con el ex primer ministro Silvio Berlusconi por la misma, ya ha sido aprovada con 356 votos faborables en la cmara de diputados, con lo cual ahora slo faltara el apoyo de la cmara de senadores. Dicha ley es una reforma de la anterior, denominada Porcellum, e incluye la posibilidad de una segunda vuelta. Concretamente, lo que propone es asignar un mximo del 18% a la primera fuerza poltica que supere el 35% de los votos, con lo que la formacin vencedora obtendra una representacin en el Parlamento del 55% y garantizara la gobernabilidad.Otra de las tareas del nuevo gobierno ser corregir los desbalances en la economa, que presenta un alto nivel de gasto pblico, una dbil competitividad y una ram-pante evasin scal. Lo que se propone para ello es una exencin de 10 mil millones de euros al impuesto so-bre la cua scal, la diferencia entre lo que el emplea-dor paga y el salario del trabajador. A su vez se plantea apuntar a la concentracin de recursos, llevando a cabo pocas intervenciones de choque y de fuerte impacto y evitar amplias cantidades de intervenciones en micro -nanciamiento o maxi-decretos para todo. Segn la agenda de Renzi, en abril y mayo se ocuparn de los temas relacionados con la administracin pblica y la reforma scal y en junio se iniciar a trabajar sobre la justicia; ya que deber organizar lo mximo posible antes del mes de julio, a partir del cual Italia presidir la Unin Europea (UE) por seis meses. Sin embargo, el verdadero desafo en materia econmi-ca es duplicar el crecimiento. Lo que la Union Europea (UE) espera es que Italia vuelva a poner en marcha el crecimiento, colapsado al -2,5% en el 2012 y -1,9% en el 2013. Lo que Renzi deber lograr es un leve aumento del 0,6% durante el 2014 y 1,2% en el 2015. En este sen-tido, la primera medida ha sido cancelar la tasa Google sobre compaas Web que debera haberse hecho efec-tiva en julio prximo. Tal tasa haba sido diseada por el anterior gobierno de Letta para asegurar que las rmas que publicitan y venden en Italia sean slo aquellas que tienen presencia scal. A estos temas se aaden las cuestiones urgentes de la educacin, inmigracin, la falta de mantenimiento edi-licia y puntualmente, la desocupacin. Esta ltima fue record en enero llegando al 12.9%, niveles que no se

    EL PRESIDENTE GIORGIO NAPOLITANO CON EL NUEVO PRIMER MINISTRO.

    LA CORDIAL Y TENSA FELICITACIN DE LETTA A RENZI.

    EL NUEVO GOBIERNO DE MATTEO RENZI.

    ENTREGA DE LA CAMPANA, TRADICIN EN EL PASO DE MANDO DEL ANTERIOR AL NUEVO MANDATARIO

  • 24

    alcanzaban desde 1977. En total, desde el 2008 se per-dieron 984 mil puesto de trabajo. En cuanto a la tasa de desocupacin juvenil (adolescentes de entre 15 y 24 aos) fue del 42.4% en el mismo mes, siendo 690 mil los jvenes en busca de empleo. El remedio que desde el gobierno de Renzi proponen es el Jobs Act un plan que entre otras cosas costar 1.600 millones de euros ms a lo que ya se est invirtiendo en subsidios. Sintticamente, de acuerdo a este plan, los subsidios de desempleo estarn dirigidos a todos los que pierdan el puesto de trabajo y hayan trabajado al menos tres meses. Con relacin a su importe, oscilar entre 1.100 y 1.200 euros al mes al inicio del perodo de cobertura para luego llegar a 700 euros al n del plan de acompaamiento. Adems, desde el primero de mayo habr 1000 euros netos ms al ao para los trabajado-res que cobran menos de 1500 euros al mes, en total 85 euros netos al mes para diez millones de italianos, aclara el primer ministro.Mientras tanto en Europa la desocupacin se para al 12% en enero y siempre es Espaa (25.8%), junto con Grecia (28%), los pases donde la tasa es ms elevada. Sin em-bargo, Italia no debe quedarse atrs y a su vez, rendir cuentas a la UE de todos sus avances. En este aspecto, la UE ha pedido aclaraciones que se relacionan con el decreto del 30 noviembre 2013 que introduce cambios en el capital y en las acciones de Bankitalia. De lo que se trata es de veri car si las operaciones de revaluacin de las cuotas del instituto de Via Nacional no escondan ayudas del estado a institutos bancarios que llevarn be-ne cios en trminos de capitalizacin de la revaluacin y venta de las mismas cuotas.Por su parte, Renzi, que en cuatro meses comenzar a presidir la UE a rma que: No queremos una Europa

    donde Italia vaya a recibir la orden de lo que debe hacer, sino que queremos hacer una contribucin fundamental, porque sin Italia no hay Europa. Sin embargo el panora-ma de Renzi no es muy alentador desde ningn punto de vista y deber hacer todo lo que est a su alcance para cumplir las reformas prometidas y as recuperar consen-so a travs de resultados, dentro y fuera de su pas. Porque lo que el primer ministro tiene es ms que nada un problema numrico, y es una mayora muy dbil en el Senado. El orentino se encuentra ante un PD frag-mentado y con actuales parlamentarios del partidos se-leccionados cuando el secretario del partido era Pierluigi Bersani, quien representaba la izquierda contraria a l. Esto evidencia un ndice de lealtad bastante bajo.Para superar esas contradicciones y poder nalizar al menos su mandato, Renzi, quien considera que tienen cien das para cambiar, deber disponer de la nueva ley electoral para presionar a sus aliados polticos y lo-grar la reforma del senado, lo que por ende, le permitira llevar a cabo las reformas enumeradas y as, pensar le-gtimamente en ir a las elecciones.

    EL PREMIER ITAIANO MATTEO RENZI JUNTO AL PRESIDENTE DEL CONSEJO EUROPEO, HERMAN VAN ROMPUY Y AL PRESIDEN-TE DE LA COMISIN EUROPEA, JOSE M. DURAO BARROSO.